Elije ingrediente



CARTA ABIERTA A UNA LATA DE CONSERVA

Ana Mallén
Nutricionista y responsable del Centro de Formación de Horeca en Zaragoza

Querida lata:

Llevo años trabajando con niños. Años luchando por conseguir que se alimenten de la manera más sana, más equilibrada posible.

Pero como en cualquier contienda tengo mis enemigos. Enemigos poderosos contra los que poco puedo hacer. Películas, televisión, publicidad... están constantemente bombardeando a nuestros pequeños con nuevos hábitos convirtiéndose poco a poco casi en doctrina, en pautas y costumbres que se siguen al pie de la letra. Y esto lo vemos sobretodo con la alimentación. Hamburguesas, perritos calientes, comida rápida y sin fundamento están a la orden del día, sin que padres o profesores podamos impedirlo .Quizás el problema es que los adultos no le dedicamos el esfuerzo y el tiempo que requiere esta ardua tarea. Son muchas las madres que confiesan que, al trabajar fuera de casa, tienen poco tiempo para cocinar y resulta fácil recurrir a una pizza, a una hamburguesa, para solucionar una cena, “y encima les encanta a los niños”, suelen comentar.

Y por todo ello, quiero aprovechar estas líneas para agradecer, querida lata, tu presencia en mi despensa que de tantos apuros me ha sacado, y hablo ahora más como madre que como profesional de la alimentación y la gastronomía.

No resulta tan difícil como parece combinar la falta de tiempo con una alimentación sana y equilibrada. Créeme, cuesta menos tiempo abrir una de tus compañeras, que llamar por teléfono y pedir una pizza. Menos tiempo y... además bastante más económico.

Gracias por ayudarme a que no pase ni un solo día sin que un niño tome al menos una verdura o una ensalada. Abrir una lata de judías verdes y saltearlas con un poquito de jamón, nos va a gustar a todos, y si para que los peques las tomen más a gusto tenemos que añadir un poquito de queso rallado, por ejemplo, pues ¡adelante con el queso!

Mezclar una lata de atún con un poco de mahonesa y extenderlo sobre unas rodajas de tomate natural nos permite preparar un primer plato, rápido, barato y además conseguimos que niños y mayores, tomen una hortaliza en crudo junto a otros productos con alto valor nutritivo.

Y qué decir de tus hermanas que con tanto mimo conservan las legumbres, ya sean lentejas, garbanzos o alubias. No necesitan para nada mis alabanzas. Todos sabemos lo mucho que nos aportan. Y ahí están a nuestro alcance, sólo piden un poco de mimo, un poco de tiempo ¡y a la mesa!

Podemos terminar tan suculento menú con unas deliciosas frutas en almíbar, sin dejar por ello de tomar las frutas frescas de temporada.

Puede que alimentar correctamente a nuestros hijos no sea tan complicado como parece. Nuestra labor empieza ya en el supermercado. A la hora de hacer la compra nunca dejo de visitar tu sección. Voy comprando en función de lo que he ido gastando. Pero siempre procuro que no faltéis ninguna en mi despensa. No me hacéis gastar electricidad, os puedo almacenar sin riesgo de que os rompáis, la luz nunca dañara vuestro interior y además os conserváis mucho tiempo. ¿Se puede pedir algo más?

Pues si, necesitamos algo más. Necesitamos productos con la máxima garantía de seguridad y de calidad. Necesitamos un gran surtido de alimentos desde hortalizas, pescados, carnes y como no, frutas. Necesitamos igualmente una gran variedad de preparaciones culinarias. Y todo esto lo encontramos en ti, querida lata.

Tu proceso de fabricación reúne hoy en día todas los requisitos necesarios para garantizarnos que tu contenido esté siempre en perfecto estado. Sólo admites las mejores frutas y verduras, recogidas en su momento más optimo. Excelentes profesionales preparan carnes y pescados, que guardas con gran sigilo hasta el día en que decidimos degustarlos.

Sé también, que te gusta ayudarnos en la cocina y por ello cada vez más, te encontramos con ese nuevo sistema de apertura, tan sencillo, que hasta los niños pueden utilizarte sin nuestra ayuda. Nos resulta igualmente muy útil tu preciosa y valiosa vestimenta: la etiqueta. Gracias a ella nos enteramos de toda tu vida. Tu origen, tu edad, tus ingredientes, tu fecha de caducidad, e incluso, aunque esto no te guste tanto,¡ tu peso!

Por ello sólo puedo tener palabras de agradecimiento hacia todos los que hacen posible tu presencia entre nosotros, los que siguen investigando y trabajando sin cesar para hacerte cada vez más segura y ofrecernos cada vez más variedad y más calidad.

Seguiré contando siempre contigo, porque me preocupa mi alimentación y la alimentación de los míos. Sueño con niños sin tantos problemas de salud, de exceso de colesterol, de obesidad... Sueño con un mundo mejor para ellos, y tú puedes hacer mucho por mis sueños.
Yo a cambio me comprometo a divulgar tus cualidades, a defender tus prestaciones y recomendar tu consumo. Es lo menos que puedo hacer para mostrarte mi más sincera gratitud.

¡Hasta siempre querida lata!


"EL ESPÁRRAGO DE NAVARRA" (Sara Romo García)
"LAS CONSERVAS EN LATA EN UNA DIETA EQUILIBRADA" (Jesús Román Martínez Álvarez)
"EL PLACER DE COCINAR CON CONSERVAS" (Mª del Mar Peregrín)
"UNA CAJA FUERTE EN CONTINUA EVOLUCIÓN" (Javier Álvarez)
LAS ALGAS "EL NUEVO ALIMENTO QUE VIENE DEL MAR" (Jesús Fidel Delgado Ramallo)
LAS CONSERVAS DE HOY (Joan Villaró)
EL CIERRE Y SU CRITICIDAD EN LA ELABORACIÓN DE CONSERVAS DE PESCADO (María José Benito Ramos)
EL ACERO YA CUMPLE LOS OBJETIVOS DE RECICLADO PARA 2008 (Nicolás de Laurentis)
SANAS POR NATURALEZA (Juan M. Vieites Baptista de Sousa)
ATRIBUTOS DE LOS ALIMENTOS ENLATADOS (Martine Laville)
RAPIDEZ Y SEGURIDAD EN LA ELABORACIÓN DE CONSERVAS VEGETALES, UNA GARANTIA DE CALIDAD (Pedro J. Echeverría)
¿POR QUÉ EN ACERO? (Catherine Jung)
LOS ELEMENTOS NUTRITIVOS EN LA ELABORACIÓN DE LA SARDINA EN CONSERVA (Carlos Ruiz )
LOS ENVASES METÁLICOS EN LAS CONSERVAS VEGETALES (Jose Miguel Cascales)
LA CONSERVACIÓN DE PESCADOS EN LATAS DE ACERO (Miguel F. Braña)
 
CONSERVAENLATA.COM
UNA WEB DE CICE

El CICE es la organización que pretende dar a conocer las virtudes de las conservas en lata a través de programas divulgativos

enviar email