Elije ingrediente


Este dulce y carnoso fruto ha formado parte de nuestra dieta desde épocas prehistóricas. Los primeros en cultivarlo fueron los chinos y desde entonces el melocotón ha sido protagonista de más de una leyenda. Se le llegó a conocer como “fruta de los inmortales” por la creencia popular de que comer melocotón alargaba la vida a la vez que embellecía el cutis.



Su delicioso sabor, sin embargo, fue la causa de una increíble historia acaecida en el siglo XVIII, en el municipio murciano de Cieza, tierra muy rica en este fruto. Cuentan que un año la viuda Doña Joaquina Marián, que tenía seis celemines de melocotoneros, no pudo vender a los comerciantes de las provincias limítrofes la fruta recolectada. Para aprovechar la producción elaboró un helado de melocotón que tomó tanta fama por su exquisita textura que le acusaron de brujería. El inquisidor don Juan Felipe de Castaño y Conipario decidió que la receta era una tentación del diablo para apoderarse de las almas de los cristianos. La infortunada viuda fue quemada en la hoguera el 26 de noviembre de 1757 en Murcia.

Salud y Nutrición.


El melocotón es muy rico en hierro, por lo que su ingesta se recomienda en estados anémicos e inapetentes. Además, este delicioso fruto contiene vitaminas A, C y B (B1, B2 y B3), por lo que actúa como un eficaz antioxidante y ejerce una acción protectora sobre el tracto digestivo y el sistema nervioso.

También proporciona potasio y fósforo, resultando su jugo muy diurético e indicado para activar la función renal. Libre de grasas y sodio, el melocotón se aconseja en casos de problemas con el colesterol y de alta tensión arterial.

Baja en calorías, esta fruta es un postre muy adecuado para las personas sujetas a un régimen de adelgazamiento. Además, tiene un ligero efecto laxante y tonifica la piel.

El melocotón enlatado no pierde sus cualidades nutricionales y se envasa en el mejor momento de maduración y calidad nutritiva – las fábricas se encuentran junto al lugar de origen de esta materia prima-. El acero de la lata preserva, además, al alimento de la luz, conservando los componentes fotosensibles que se desintegran por su acción, como es el caso de la vitamina A. Es importante aprovechar el líquido de esta conserva porque es donde se encuentra una parte importante de las vitaminas y de los minerales hidrosolubles.
En cuanto al valor nutricional medio aproximado de 100 gramos de melocotón en almíbar podemos hablar de 62 kcal de valor energético, 0,5 gramos de proteínas, 15 gramos de hidratos de carbono y 0 gramos de grasas.


Con el melocotón en conserva podemos disponer de esta jugosa fruta durante todo el año. Un ingrediente estupendo para cualquier postre en cualquier estación.

La anchoa
El espárrago
La alcachofa
La castaña
La navaja
El níspero
Las judías verdes
El jurel
El maiz
El pulpo
El guisante
La pera
El berberecho
El garbanzo
El tomate
Las lentejas
La sardina
El pimiento
El mejillón
La piña
El calamar
Las alubias
La caballa
 

RECETAS CON MELOCOTÓN

El melocotón enlatado no pierde sus cualidades nutricionales y se envasa en el mejor momento de maduración y calidad nutritiva – las fábricas se encuentran junto al lugar de origen de esta materia prima-. El acero de la lata preserva, además, al alimento de la luz conservando los componentes fotosensibles que se desintegran por su acción, como es el caso de la vitamina A.
···········

enviar email