Elije ingrediente

En la historia de las legumbres, los egipcios marcaron un hito en el cultivo extensivo de las lentejas. Alimento que por su gran valor nutritivo fue escogido por los romanos para formar parte de la dieta de sus centurias.

Las lentejas aún permanecen en un lugar muy destacado de nuestra dieta alimenticia. Como la mayoría de las legumbres, las lentejas aglutinan una gran cantidad de nutrientes, presididos por los hidratos de carbono y las proteínas vegetales.

Si a estos elementos sumamos el alto contenido en fibra de las lentejas nos encontramos con un alimento especialmente interesante para el control del colesterol y la prevención de enfermedades cardiovasculares.

Aunque las lentejas presentan una aportación elevada de hierro, nuestro organismo, sin embargo, no lo absorbe fácilmente. Para potenciar este proceso y aprovechar las cualidades de este mineral es recomendable acompañarlas con alimentos ricos en vitamina C, que propicia su correcta asimilación.

Las lentejas también son ricas en vitaminas B1, B3 y B6 y contienen ácido fólico.

Las lentejas apenas contienen grasas y si no se consumen con excesivos tropezones no engordan. Son las legumbres más tiernas y por lo tanto las más fáciles de digerir.


EN LA COCINA


El ama de casa se muestra cada día más preocupada por brindar a su familia una dieta sana. Las legumbres constituyen una de las más sabias opciones en la alimentación actual, tanto desde el punto de vista nutricional como gastronómico. Pero para obtener una comida sana a la vez que sabrosa, no sólo es decisiva la selección del alimento y el acierto de la receta, sino su correcta preparación. Para lograrlo debemos evitar que las legumbres pierdan sustancias nutritivas en largos periodos de cocción.

Consumiendo legumbres cocidas en lata tenemos la seguridad de que estamos aprovechando un porcentaje elevado de los nutrientes que nos ofrecen estas leguminosas. La razón de esta afirmación reside en la rapidez del tratamiento térmico al que se someten las latas y que asegura el mantenimiento del valor biológico de este alimento. Además, resultan económicas para nuestro bolsillo, cómodas de almacenar y fáciles de preparar.





La sardina
El pimiento
El mejillón
La piña
El calamar
Las alubias
La caballa
El melocotón
La anchoa
El espárrago
El atún
La alcachofa
La castaña
La navaja
El níspero
Las judías verdes
El jurel
El maiz
El pulpo
El guisante
La pera
El berberecho
El garbanzo
El tomate
 

RECETAS CON LENTEJAS

Consumiendo legumbres cocidas en lata tenemos la seguridad de que estamos aprovechando un porcentaje elevado de los nutrientes que nos ofrecen estas leguminosas. La razón de esta afirmación reside en la rapidez del tratamiento térmico al que se someten las latas y que asegura el mantenimiento del valor biológico de este alimento.
···········

enviar email