Elije ingrediente


A pesar de que algunos historiadores afirman que su procedencia es asiática, la mayoría sitúa su origen en América. Precisamente, las judías verdes fueron uno de los alimentos que encontraron los colonos europeos en su conquista americana. Su llegada a España tuvo lugar unos años más tarde con las expediciones que volvían del nuevo mundo, aunque entonces sólo se utilizaron por sus semillas.

Desde un punto de vista botánico, las judías verdes pertenecen a la familia de las legumbres o leguminosas (Phaseolus sp), concretamente al grupo de las alubias o habichuelas. Debido a su forma de consumo y a sus propiedades nutritivas, sin embargo, se han venido considerando como verduras.



Las judías verdes poseen un escaso valor energético, ya que aportan cerca de 30 Kcal /100 gr, casi el 90% de su peso es agua, un 4-5% carbohidratos, un 2,5% fibra y un 2% proteínas. Su contenido en micronutrientes –vitaminas y minerales- se sitúa en los valores del grupo de hortalizas, como se demuestra en la siguiente tabla.

Valor nutricional por 100gr. de judías verdes
Energía 28,57
Potasio (mg) 260
Proteínas (gr) 1,90
Fósforo (mg) 44,00
Grasa (gr) 0,58
Vitamina B1 (mg) 0,06
Hidratos de carbono (gr) 4,20
Vitamina B2 (mg) 0,10
Fibra (gr) 2,40
Vitamina B3 (mg) 1,40
Calcio (mg) 51,70
Vitamina B6 (mg) 0,22
Hierro (mg) 1,00
Vitamina C (mg) 23,40
Magnesio (mg) 22,20
Folatos (mcg) 62,30
Sodio (mg) 2,00
Vitamina A (mcg) 28,00


Las judías verdes enlatadas no difieren significativamente en su composición de las frescas. Como resultado de la cocción en autoclaves absorben agua, produciéndose algunas pérdidas vitamínicas, al igual que durante el proceso de cocción tradicional en nuestros hogares.

Sin embargo, en las judías verdes envasadas, podemos destacar el contenido de carotenoides (una 40% más) y de hierro (un 20% más que las judías frescas cocidas).

En resumen, podemos decir que una ración media de 175 gr de judías verdes en conserva aporta 30 kcal, el 13% de las necesidades diarias de fibra, al menos el 17% de las de hierro, el 28% de los requerimientos de ácido fólico, el 20% de las ingestas recomendadas de vitamina A y en torno a un 5% de las vitaminas del grupo B.

Propiedades


Cultivadas en casi todas las regiones de España, las judías verdes representan un alimento muy digestivo, con un efecto diurético y depurativo que previene y mejora patologías hepáticas
.

Ricas en vitaminas A, B6 y C, en ácido fólico y en fibra, estas legumbres no contienen grasas. Con estas propiedades, las judías verdes pueden formar parte de cualquier dieta de adelgazamiento.

El calcio, presente en su vaina, ayuda en el crecimiento de los niños, en el embarazo, en la menopausia y en enfermedades como la osteoporosis. Como el resto de las legumbres, las judías verdes son una fuente de hierro y muy recomendables para incluir en la dieta de los que padecen anemia.

El consumo de judías verdes baja el nivel de azúcar en la sangre, bondad de que se pueden beneficiar los diabéticos, y alivia dolores reumáticos.



El jurel
El maíz
El pulpo
El guisante
La pera
El berberecho
El garbanzo
El tomate
Las lentejas
La sardina
El pimiento
El mejillón
La piña
El calamar
Las alubias
La caballa
El melocotón
La anchoa
El espárrago
El atún
La alcachofa
La castaña
La navaja
El níspero
 

LAS JUDÍAS VERDES


Una ración media de 175 gr de judías verdes en conserva aporta 30 kcal, el 13% de las necesidades diarias de fibra, al menos el 17% de las de hierro, el 28% de los requerimientos de ácido fólico, el 20% de las ingestas recomendadas de vitamina A y en torno a un 5% de las vitaminas del grupo B.

···········

enviar email