Elije ingrediente


EL PATÉ

Existe una gran confusión entre los términos paté y foie-gras. Hasta hace bien poco, la mayoría de los españoles llamábamos foie-gras a cualquier pasta de carne o hígado de cualquier ave o cerdo. La diferencia entre ambos alimentos es bien clara. El foie-gras es el hígado del ganso, oca o pato, engordado a propósito. En su elaboración, a diferencia del paté, el hígado no se mezcla con carne ni con otros ingredientes.
 

Paté significa en francés “pasta” “pastel salado” y su historia se remonta a la Edad Media. Los sabrosos patés se rodeaban de una masa “pâte” por lo que se servían con costra. Se rellenaban de muy diversas formas, con venado, cochinillo, aves o con pescado.

El paté es, por tanto, una mezcla de ingredientes picados o triturados, donde se incorporan distintos condimentos y especias.

En la actualidad, podemos encontrar en el mercado una gran variedad de recetas de paté, envasadas en cómodas latas. Patés de avestruz, de pollo, de liebre, de perdiz, de atún, de caballa, a la pimienta, a las finas hierbas...

En su composición, el paté contiene mucha menos grasa que el foie-gras, aunque ambos presentan una cantidad importante de vitamina A.

 

 
El faisán
La melva
Langostillos
Las codornices
Las algas
La mandarina
El higo
Las almejas
Las uvas
Las habas
Vieiras y Zamburiñas
Las setas
Ventresca de bonito
El Champiñón
Las fresas
El Champiñón
Caviar de erizos
Confit de pato
Los caracoles
 
   

enviar email