Elije ingrediente


EL FAISÁN


De origen asiático, el faisán fue descubierto por los griegos en su viaje a la Cólquida -entre el Caúcaso y el Mar Negro- en busca del vellocino de oro. Los argonautas se encontraron con estas aves a orillas del río Phasis. Traído a Europa, el faisán se convirtió en un plato muy admirado por los romanos, que lo difundieron a los demás países que formaban su imperio.
 

De las más de 40 variedades existentes, el “Faisán de Collar” es el más difundido en España. Las granjas reproductoras de faisanes se concentran en las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cádiz, Aragón y en la zona de levante..

La carne del faisán está presente en las mesas más elegantes y sibaritas de los mejores restaurantes y hoteles, aunque la podemos encontrar también enlatada y cocinada al champagne a un precio mucho más asequible. El paté de faisán también lo podemos adquirir en conserva, con hongos, a la naranja o al coñac, entre otras especialidades.

Las frutas, el vino y otras bebidas espirituosas son ingredientes indispensables en una tradicional receta de faisán. Faisán guisado con uvas, con jugo de naranja, con castañas o con manzana, mousse de faisán o relleno con trufas, son algunos ejemplos.

Paladear un buen faisán no está reñido con ejercitar una alimentación sana. Al igual que la carne del pavo o de la avestruz, la del faisán posee un contenido muy bajo de colesterol.

 

 
La melva
Langostillos
Las codornices
Las algas
La mandarina
El higo
Las almejas
Las uvas
Las habas
Vieiras y Zamburiñas
Las setas
Ventresca de bonito
El Champiñón
Las fresas
El Champiñón
Caviar de erizos
Confit de pato
Los caracoles
El foie
 
   

enviar email