Elije ingrediente


Las algas

Nuestros antepasados consideraban las algas como un alimento elemental. Sus propiedades nutritivas, laxantes, diuréticas y saludables eran conocidas y usadas por los marineros. Poco a poco las fueron sustituyendo por otros productos y les buscaron otro uso menos sabroso.

Ciertas especies de algas se utilizan como abono para el campo, otras se emplean para usos industriales. Además, de las algas se obtienen diferentes principios activos que son utilizados para el tratamiento de enfermedades y la elaboración de una amplia gama de cosméticos.

 

Aunque en la actualidad su interés alimenticio está mucho más extendido en los países asiáticos, los europeos estamos empezando a incluir de nuevo las algas en nuestra dieta por el peso de sus propiedades nutritivas y organolépticas.

La mayoría de las algas comestibles son bioindicadoras de la polución. Sólo si el agua en la que viven se halla libre de polución se desarrollan, por lo que el propio crecimiento de las algas nos dan una idea de su salubridad. Así se comportan especies tan exquisitas como la Palmaria Palmata o el Espagueti de Mar.

Durante tiempo, las algas se han comercializado liofilizadas, es decir, deshidratadas. Antes de consumirlas debíamos hidratarlas de nuevo para conseguir su sabor natural. En este punto es donde la conserva juega un papel fundamental, ya que permite su conservación en salmuera preservando intactas sus propiedades organolépticas. Con este método, el consumidor no tiene que realizar la engorrosa tarea de volver a hidratar el alimento. Abrir la lata y consumir.
Las algas también destacan por la gran cantidad de minerales que poseen. Son ricas en hierro, yodo y calcio y pobres en grasas. Además contienen vitaminas B12 y C.

Las algas merecen, por tanto, un hueco en nuestras mesas.

 

 
La mandarina
El higo
Las almejas
Las uvas
Las habas
Vieiras y Zamburiñas
Las setas
Ventresca de bonito
El Champiñón
Las fresas
El Champiñón
Caviar de erizos
Confit de pato
Los caracoles
El foie
El faisán
La melva
Langostillos
Las codornices
 
   

enviar email