Elije ingrediente



El champiñón es, sin lugar a dudas, la seta más popular de nuestra dieta. A pesar de haber estado relegado durante años en nuestra cocina como aperitivo o acompañamiento de otros platos, en la actualidad están surgiendo con fuerza sus innumerables posibilidades gastronómicas proporcionándole un hueco entre los productos de calidad.



Desde la antigüedad, los hongos han sido utilizados por el hombre en muy diversos aspectos. Además de usarlos como nutrientes –se sabe que en épocas de hambre algunas poblaciones han recurrido a este producto como alimento básico- los humanos hemos otorgado a las setas un carácter mágico religioso. Muchas leyendas nórdicas atribuyen a los hongos poderes sobrenaturales.

El origen del champiñón nos lleva a París, pero resulta difícil datar su época de aparición. Su cultivo en minas o cuevas se sitúa hacia el año 1820 en la colina de Chaillot y al sur de la capital francesa. Es un ingrediente muy apreciado en la cocina de este país.


En España, la Asociación para el Fomento del Champiñón celebra todos los años unas jornadas gastronómicas en las que tiene lugar el concurso gastronómico nacional del champiñón. Del clásico champiñón “al ajillo” hemos pasado a incluir en nuestras cartas platos como “champiñones en arroz cremoso con queso ahumado de Pria y crujiente de rape”, elaborado por el cocinero asturiano Ramón Celorio, o “caldo ahumado de champiñones con raviolis de ibérico y menestra de crujientes y tropicales”, creación del cocinero bilbaíno Txomin Gómez.

Con un 90% de contenido en agua, rico en proteínas y compuestos nitrogenados (la mitad del contenido seco), el champiñón es un basidiomiceto que contiene, además, sales minerales como el fósforo o el hierro y oligoelementos de interés nutritivo.

Se le atribuyen propiedades desinfectantes y bondades en el tratamiento de las dolencias intestinales y gástricas.

Dependiendo de la especie, los champiñones presentan cantidades moderadas de vitaminas A, B, C y D. Es uno de los pocos vegetales que actúa como fuente de vitamina B12, que participa en la regeneración rápida de la médula ósea y de los glóbulos rojos en casos de anemia.

Contribuyen, también, a mejorar la concentración, la memoria y a aliviar la irritabilidad.

Los champiñones en lata siempre están listos y al alcance de cualquier receta.


Caviar de erizos
Caracoles
El Foie
El paté
El faisán
La melva
Langostillos
Las codornices
Las algas
La mandarina
El higo
Las almejas
Las uvas
Las habas
Vieiras y Zamburiñas
Las setas
Ventresca de bonito
Las fresas
 

enviar email