Erase una vez... el espárrago

El asparagus officinalis o fruto tierno de la esparraguera es uno de los manjares más apreciados en una buena mesa además de ser uno de los alimentos más saludables de nuestra dieta.

Como lo demuestran las pinturas de los templos faraónicos, los egipcios ya conocían el espárrago, que entregaban como ofrenda a sus dioses. Pero fueron los griegos y los romanos los que empezaron a considerar al espárrago por sus propiedades culinarias y organolépticas.

Plinio hablaba en sus escritos de las virtudes terapeúticas de los espárragos, de sus poderes diuréticos y afrodisíacos, y apuntaba diversas formulas para su aplicación en la cocina.

A España y otros países de Europa, el espárrago llegó de la mano de la cultura árabe.No obstante hubo que esperar al entusiasmo de Luis XIV por este vegetal para que comenzara a considerarse como un producto de lujo. El monarca francés hizo cultivar esparragueras en sus propios jardines, y su fama se extendió rápidamente por toda Europa.

En España, la tradición esparraguera se ha localizado en torno al valle del Ebro, en las comunidades de Navarra, La Rioja y Aragón. La producción se dirige básicamente al espárrago blanco en conserva.

Los espárragos, una vez recolectados, se trasladan inmediatamente a la lata sin perder sus propiedades y sin aumentar su fibrosidad. Son considerados como un bocado exquisito para degustarlos cocidos, aliñados con una variedad sin límite de salsas o en deliciosas tortillas. Sin olvidar, por supuesto, las ensaladas.

Salud y nutrición

Con un alto contenido en vitaminas A, B y C, el espárrago cuenta con una importante presencia de minerales, como el potasio, el fósforo, el flúor, el calcio y el magnesio. Presenta, además, proteínas vegetales de gran calidad y ácido fólico, muy importante para la formación de las células sanguíneas.

Muy rico en fibra, el espárrago se recomienda para combatir el estreñimiento y estimular las funciones intestinales. Se trata de un fabuloso diurético natural debido a una substancia llamada asparagine y por eso se recomienda a las personas que padecen problemas relacionados con la retención de líquidos. También es considerado como un efectivo sedante porque evita las palpitaciones.

Son muchas las virtudes del espárrago que no pasaron inadvertidas para nuestros mayores. La medicina tradicional lo ha venido utilizando como tónico y en dolencias tan variopintas como la neuritis, la vista cansada o el dolor de muelas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *